Categorías
DD.HH Diálogo interreligioso Salud sexual y reproductiva

CLAI y redes interreligiosas comprometidas con los derechos sexuales y reproductivos

Referentes religiosos en la Conferencia del Cairo + 25 en Nairobi, Noviembre 2019.

El Consejo Latinoamericano de Iglesias, CLAI, ha llevado a cabo una serie de consultas con las iglesias y redes de organizaciones religiosas para avanzar en una comprensión profunda de los temas de los derechos sexuales y reproductivos y la salud reproductiva y garantizar que todos los actores asumen compromisos serios y realizables para · Alcanzar la promesa «de la Agenda de El Cairo.

Las consultas brindaron una oportunidad muy especial para la reflexión y el análisis desde una perspectiva bíblico-teológica, de salud pública y antropológica, sobre los derechos sexuales y reproductivos, tal como figura en la Agenda de El Cairo, así como sobre cuestiones relacionadas con la discriminación y el racismo, la pobreza, educación, movimientos sociales y protección del medio ambiente.

Creemos que este proceso ha involucrado intensas discusiones y debates que se reflejaron en una serie de declaraciones concretas, desafíos y propuestas de acción conducentes a promover el ejercicio pleno de los derechos humanos y una cultura de paz y justicia. También creemos que estamos caminando en línea con la Voluntad Divina que busca una vida digna y abundante para todos sus hijos. De hecho, cada ser humano está hecho a imagen, a semejanza de Dios (Génesis 1:26) y está llamado a vivir una vida plena, digna y generosa; Este es especialmente el caso de las poblaciones que experimentan vulnerabilidad y exclusión.

Somos de la opinión de que el tratamiento de los temas de salud sexual y reproductiva debe asumirse dentro del contexto de los derechos humanos y debe ser garantizado por los gobiernos, pero bajo el principio de laicismo, particularmente incluyendo la prevención de la violencia de género y sexual. , maternidad segura, educación sexual, prevención y atención a personas con VIH / SIDA, respeto por el cuerpo humano y planificación familiar. Estas cuestiones son necesarias y relevantes para una verdadera transformación de nuestras sociedades.

Tenemos hoy, después de una intensa investigación, las herramientas que necesitamos para facilitar este proceso, resumidas en la Guía de capacitación «Las iglesias y los derechos sexuales y reproductivos» para las comunidades religiosas, las organizaciones ecuménicas y las redes de organizaciones de la sociedad civil.

Considerando también que:

• La mortalidad materna sigue siendo un tema de gran preocupación en la región, aunque ha disminuido (la tasa promedio es de 85 muertes por cada 100,000 nacidos vivos); La disparidad entre países es muy importante. Uruguay informó en 2012 una tasa de mortalidad materna de 29 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos y Guatemala, 120 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos. En el Caribe de habla inglesa, Guyana exhibe una tasa de 280 muertes maternas por cada 100,000 nacidos vivos. Y Haití muestra la tasa más alta en el área, 350 muertes maternas por cada 100,000 nacidos vivos. Alrededor del 95 por ciento de la mortalidad materna en América Latina y el Caribe puede prevenirse. (Fuente: Tendencias en la mortalidad materna 1990 a 2010, OMS / UNICEF / UNFPA / WB).

• La violencia sexual contra niñas y adolescentes es principalmente perpetrada por parientes: padres, tíos o amigos cercanos, hombres que deberían brindarles amor y protección. La región tiene la segunda tasa más alta de embarazo adolescente en el mundo, después de África, y se estima que el 38 por ciento de las mujeres embarazadas son menores de 20 años. La violencia contra las mujeres también es un tema de gran importancia en la región. Las mujeres en uniones consensuales o casadas han sufrido actos de violencia física y sexual perpetrados por sus parejas o esposos; Los asesinatos de mujeres están creciendo a un ritmo mayor que el de homicidio criminal, y la mayoría de estos actos ocurren en el hogar.

– Hay entre 600,000 y 800,000 personas, incluidos niños, jóvenes y mujeres en los países de la región que son víctimas de la trata a través de las fronteras cada año, a través de redes involucradas en la explotación sexual y actividades similares

Nosotros, las iglesias y otras organizaciones basadas en la fe, miembros de la LCC estamos agraviados, heridos y desafiados a actuar en vista de estas realidades.
También expresamos nuestro compromiso con:

– En todas las áreas de educación y capacitación de liderazgo de nuestras iglesias, formularemos una propuesta concreta para la acción sobre los derechos sexuales y reproductivos y la salud desde una perspectiva de respeto, para asegurar que … «No habrá más de allí un bebé de dias (…); no traerán problemas ”(Isaías 65: 20-23), y que las personas, especialmente las más excluidas, tienen vida en abundancia.

– Continuaremos trabajando para promover y defender los derechos humanos y particularmente los derechos sexuales y reproductivos, desde una perspectiva teológica, pastoral y social, en las iglesias, organizaciones ecuménicas y organizaciones de la sociedad civil de América Latina y el Caribe.

– Seremos comunidades inclusivas que acompañarán pastoralmente a los que sufren y son heridos por la violencia, la intolerancia y la falta de justicia, recibiéndonos unos a otros, como Cristo también nos recibió (Epístola a Romanos 15: 7).

 


– Difundir e implementar en nuestras iglesias y comunidades los temas de derechos sexuales y reproductivos contenidos en el Cai
ro Agenda, diseñada para educar e informar, así como para abogar, utilizando nuestra voz profética, para que las políticas públicas contribuyan a promover el acceso universal a la salud sexual y reproductiva.

– Garantizar la plena participación de los jóvenes como líderes en nuestras comunidades religiosas, estar a la vanguardia del desarrollo, apoyar las políticas públicas y promover sus derechos y necesidades en todas las esferas de la vida, incluida la salud sexual y reproductiva, la diversidad sexual, la afectividad y la educación sexual. y acceso a servicios de salud apropiados.

– Promover en las iglesias, las familias y la sociedad en general la construcción de entornos y espacios de capacitación sobre nuevas masculinidades y respeto por las mujeres y los jóvenes, para disminuir el impacto de la violencia generalizada, la violencia de género y la violencia sexual en ellas.

– Apoyar políticas y programas públicos para eliminar las brechas de género existentes, especialmente las situaciones que aumentan la vulnerabilidad de las mujeres.

– Trabajar para la promoción de los derechos humanos y la erradicación de todas las formas de discriminación, en particular contra las mujeres, las personas mayores, el medio ambiente, las personas indígenas y afrodescendientes, los migrantes, las lesbianas, los gays, las personas transgénero, los bisexuales y los intersexuales (LGBTI). con discapacidad y respeto por la diversidad.

COMPROMISOS DE «ACELERAR LA PROMESA» Nairobi + 25,

1. Promover un Plan regional para la eliminación de las desigualdades en sus diferentes dimensiones promoviendo en todas las Iglesias y OBF-CLAI y las comunidades circundantes, acciones de capacitación sobre nuevas masculinidades y respeto a las mujeres, ODS 10

2. Movilizar organizaciones basadas en la fe en una campaña regional de concientización y sensibilidad para lograr la violencia cero contra las mujeres con un enfoque en la dignidad y los derechos de las mujeres.
3. Acelerar los programas de atención de salud reproductiva para la reducción de la mortalidad materna e infantil a partir de 2020, en articulación con redes aliadas y gobiernos. ODS 3 ,, 5

4. Promover programas de planificación familiar de forma permanente con un enfoque basado en la salud y SRRRR y en colaboración con los ministerios de salud del gobierno, para satisfacer la demanda de las iglesias y las comunidades circundantes.

5. Implementar programas integrales de educación sexual y afectividad en todos los sistemas educativos confesionales y privados en América Latina, a través de estrategias de acción comunitaria para eliminar los embarazos no deseados y la interrupción de los mismos en situaciones de inseguridad.

«Contribuir a un mundo en el que se desee cada embarazo … cada parto sea seguro … y cada joven alcance su máximo potencial»

Consejo Latinoamericano de Iglesias, 7 de noviembre de 2019. Cumbre de Nairobi + 25, «Acelerando la promesa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.