bancada evangélica Brasil fundamentalismos
El Estado Cristiano, la omisión de la iglesia y la externalización del Evangelio
26 octubre, 2019
0
, , ,

Por Flavio Macedo Pino *

Interesante conocer los discursos de algunos cristianos fundamentalistas, muchos de los cuales integran esa «nueva derecha» CONSERVADORA EN BRASIL. Estas personas dicen estar contra una teocracia y a favor del estado laico. Quieren, sin embargo, que el gobierno a la moral cristiana conservadora sobre todas las demás moralidades que existen en la sociedad, y entienden que eso no afecta la democracia. Estos cristianos quieren un gobierno que tenga como parámetro sus valores religiosos, dentro de una interpretación específica de verdades bíblicas, condenando toda postura social y religiosa diferente, y pensando que esa es una forma de tener más convertidos y combatir la expansión del pecado.

Jesús, en famoso paso del Evangelio de Mateo (16.15-17), cuestiona cómo sus discípulos entendían su ministerio. Pedro responde a Jesús: » tú eres el Cristo (Mesías), el hijo del Dios vivo «. Jesús, entonces, le dice: » Bienaventurado eres tú, porque no fue carne y sangre que te revelaron eso, pero mi padre Que está en el cielo «. ese habla de Cristo deja claro una cosa: sólo conoce a Dios quien recibe su revelación. La carne y la sangre, las acciones humanas, la fuerza y la violencia no convencen a nadie. Sólo el espíritu santo puede hacer eso.

Es parte de la fe cristiana convivir con personas que no reconocen esa revelación. Qué hacer? Convivir con la diferencia. El papel de la iglesia es predicar la revelación, la Biblia, esperando que los oyentes despierten. El papel de la iglesia no es garantizar que el estado defienda su comprensión de familia, su fe y su moral, imponiendo todo esto a aquellos que no reconocen la revelación divina. Cada vez que el poder del gobierno se une a la iglesia, desde cuando el imperio romano se ha convertido en un estado cristiano, eso nunca ha contribuido a las conversiones, y sí imponer una apariencia religiosa a los perseguidos, alejando a la gente del contenido del mensaje El estado no tiene el papel de velar por el evangelio, la iglesia tiene ese papel.

Jesús dijo varias veces que su reino no era en este mundo. Sus discípulos – y muchos otros judíos – creían que el Mesías debería instaurar su reino inmediatamente, pero Jesús los advirtió de que sólo el padre lo hará, y que no corresponde a los hombres saber en qué momento esto va a pasar, siendo que Sus discípulos deben presenciar la vida de Cristo mientras eso no sucede (Hechos 1.6-8). Cuando sus opositores intentaron asociar el ministerio de Jesús a las cuestiones de este mundo, y dañar su mensaje, dejó claro reconocer las diferentes atribuciones de la iglesia y del estado , al afirmar que debemos «dar a Dios lo que es de Dios, y a César lo que es de César» (Mateo 22.21). Cuando sus discípulos intentaron defenderlo y evitar su prisión, Jesús dijo que si quisiera, convocaría Legiones de ángeles para ser liberado (Mateo 26.53). Ante Pilato, Jesús afirmó una vez más que su reino no es en este mundo (Juan 18.36), y que toda autoridad, todo lo que el gobierno hace, sólo es posible porque viene De Dios (Juan 19.11). la autoridad de Dios está por encima del estado, pero eso nunca quiso decir que el estado debe reconocer la revelación divina, o siquiera Jesús sería condenado, o incluso los cristianos sufrirían algún tipo de persecución. De hecho, el mensaje del evangelio siempre fue que los cristianos sufrirían persecuciones. Jesús le dijo a Pilato que su misión era testificar de la verdad (Juan 18.37), aceptando hasta morir por ello. Lo que más vemos hoy son cristianos que quieren el poder, no las persecuciones prometidas; no atestiguan de la verdad, y muchos hasta propagan mentiras. Muchos en la actual generación de cristianos son ridiculizados y criticados por escándalos o por su falta de conocimiento, de manera que dañan el anuncio del Evangelio, pero pervierten estas críticas diciendo que están siendo perseguidos por ser discípulos de Cristo. Tales cristianos son criticados por sus errores, no por claven el mensaje de Cristo.

Los cristianos de hoy quieren un César que se diga temeroso de Dios, y que imponga la revelación a la población afirmando «Dios sobre todo». quieren no ser perseguidos por decir seguidores de la justicia divina, creyendo ser posible que el estado practique esa Justicia. Quieren la omisión de su misión, teniendo un estado a su disposición. Quieren el poder, no el servicio. Quieren imponer la enseñanza de Cristo a quien no cree ni creerá en la revelación divina, usando el poder del estado, no el servicio de la iglesia. Quieren la comodidad de su religiosidad irrelevante, mientras que externalización al estado una forma que se asemeja al evangelio, pero no lo es. Quieren ser acosadores de los pecadores, infieles e inmorales. Pero se olvidan que bienaventurados son los perseguidos por vivir en función de la justicia divina (Mateo 5.10). Se olvidan que bienaventurados son los odiados, expulsados, insultados y eliminados por culpa de Jesús (Lucas 6.22). Se olvidan Que al tener el poder del estado, pierden el poder del Evangelio, cuyo mensaje nunca necesitó defensa, antes, siempre ha sostenido la verdadera iglesia.

* Flavio Macedo pinheiro es facilitador del frente de evangélicos en la ciudad de São Paulo. Es historiador, teólogo y científico social. Trabaja como profesor y es presbítero en su iglesia.

Entradas similares

/ Esto puede interesarte

Afiche Uruguay

Divino amor: una película sobre el avance fundamentalista en Brasil

Se estrena el 12 de setiembre «Divino amor» una ...

Leer mas
bolsonaroEEUU

Líderes evangélicos amparados por la Casa Blanca exportan agenda fundamentalista a América Latina

Un grupo de líderes evangélicos fundamentalistas...

Leer mas
Nepentecostales.-Archivo

El cristianismo está moribundo

Tony Brun Pocos años después del asesinato de Je...

Leer mas

Actualmente hay 0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.